[REVIEW] ACT III: M.O.T.T.E., en Londres.

Y una vez más, los focos se centran en GD. El 24 de septiembre, el rey del kpop se presentó a sí mismo como Kwon Ji Yong en Londres, habiendo empezado sólo un par de días antes su primera gira en Europa. El tour consiste precisamente en eso, darse a conocer de una manera personal, más allá del reconocido personaje de GD.


M.O.T.T.E. se divide en tres actos: G-DRAGON, G-DRAGON vs Kwon Ji Yong y Kwon Ji Yong. Como se da a entender sólo con los títulos de cada uno de ellos, el show se basa en una evolución desde el personaje público que él es a la persona, con sus emociones y problemas, presentando su último álbum en esta parte; que como cualquier VIP sabe, es su obra más personal. Cada uno de los actos se inicia con un vídeo, el primero con diversas imágenes aparentemente aleatorias, relacionadas a la medicina y la experimentación científica, pero que al ver luego al final del acto, al propio Jiyong en la camilla denotan que, efectivamente, no es nada rándom. En esta primera parte canta sus primeros hits, y empezando con el mayor de todos: Heartbreaker, da inicio a lo que, todo en conjunto, se termina convirtiendo en una obra de arte.


El segundo acto abre con un vídeo-entrevista a sus amigos y familiares, en la cual las preguntas son, a cada uno de ellos “¿Quién es G-DRAGON para ti?” y “¿Quién es Kwon Ji Yong para ti?” dando a entender ya, en este momento, esa diferencia. Presenciamos aquí los remixes de MichiGO, That XX y Missing You, que además ya nos empiezan a acercar un poco, junto con Black que también forma parte de este segundo acto, a lo que es realmente él.


Por último, en Kwon Ji Yong, que lleva el nombre del mismo álbum con el que intenta ya desmontar ese personaje que lo llevó a la fama mundial, el vídeo que encabeza esta parte es, simplemente eso: Kwon Ji Yong. Lo vemos a él, sobre un fondo en negro, siendo la persona tímida que sabemos que se esconde bajo toda esa ropa extravagante con la que se da a ver como icono de la moda, intentando abrirse. En este, habla un Jiyong que intenta hacer ver lo que son los idols; personas, al fin y al cabo, igual que cualquier otro. Intenta expresar lo que ha pasado por su cabeza en los últimos meses “Sabéis que como GD me gusta vestirme bien, pero últimamente esa ropa brillante me pesa” - dice en el vídeo - “me gustaría poder brillar de la misma forma, sin necesidad de llevar esa ropa”. Por desgracia, algunas personas no supieron interpretar sus palabras, y reaccionaron al grito de “take it off”, ante un Jiyong deprimido, más delgado que nunca, y súper inseguro. Luego de esto, y tras un par de canciones del ya mencionado último álbum, se lanza a dar un discurso en directo sobre esto mismo, diciendo que últimamente se había visto “sólo, triste, y overthinking”, y pedía al público que, ante todo, fuesen ellos mismos. Probablemente dando a entender que, a partir de ahora, será Kwon Jiyong, y no tanto el personaje de GD que hasta ahora se conocía mundialmente.


El show, como veis, es algo totalmente personal; una obra de arte totalmente personal. ¿Por qué obra de arte? El conjunto en sí tiene un significado: las imágenes en las pantallas, el orden de las canciones, los vídeos montados al principio y al final del primer acto, la música escogida para ambos, las luces, los colores... Todo está montado de manera que, sin conocerlo, terminas por entender a la perfección lo que ocurre en su cabeza. Al menos sabiendo interpretarlo. El conjunto visual es puro arte, ya no se trata tanto del significado y de entenderlo, sino de visualizar el conjunto en sí. Una vez vivido esto, estar allí y presenciar M.O.T.T.E. más allá de videos y fotografías, no hablo de forma subjetiva, sino desde un punto de vista crítico si digo que la  conclusión es, desde luego, algo que todos ya sabíamos: G-DRAGON, Kwon Ji Yong, es un genio.



Firmado por: @Ggwynplaine 



Publicar un comentario

Designed by OddThemes | Distributed by Gooyaabi Templates