2/12/16

[REVIEW] "Vaiana" (Moana)

El pasado dos de diciembre llegaba a nuestros cines el nuevo clásico de Disney, Moana (titulada Vaiana en varias partes de Europa por conflictos de marca), una película musical de aventuras que no dejará indiferente a nadie. BA NA NA ya ha podido disfrutar de ella ¿quieres saber qué nos ha parecido?  ¡Sigue leyendo nuestra crítica sin spoilers!

                           

Al fin llegó el turno del segundo clásico Disney del año, tras el estreno de "Zootrópolis" (del cual puedes leer nuestra crítica aquí), y afortunadamente la compañía del ratón no ha defraudado en su tarea de continuar el legado musical que dejó "Frozen". No cabe duda que el fenómeno "Frozen" fue algo excepcional que se dio por una multitud de factores y es difícil que se vuelva a repetir a corto plazo, no obstante, Moana no tiene nada que envidiarle.

La historia sigue las aventuras de una joven del Pacífico Sur que desde pequeña se ve atraída por el océano pero que, por prohibición paterna, no se adentra en él, un comienzo que recuerda bastante a "La Sirenita" pero a la inversa, algo que no es de extrañar dado que se trata de los mismos directores. Moana es una chica fuerte, independiente, con gran devoción por su abuela y es la definición perfecta de lo que conocemos como "badass". En su viaje se encontrará con el semidios Maui (Dwayne Johnson), un tipo algo cascarrabias con la habilidad de cambiar de forma a su antojo gracias a su garfio. Toda heroína/princesa precisa de un buen acompañante animal y en esta ocasión serán dos, un simpático gallo llamado Hei Hei, y Púa, un más que adorable cerdo al que vas a querer abrazar en cuanto lo veas. Todos estos personajes más el villano Te Ka, la abuela Tala y los padres de Moana son un conjunto de lo más variopinto, con fuertes personalidades y que aportan varios puntos de humor. Tampoco faltan los momentos lacrimógenos, todo un clásico en las películas de Disney.

                           

Toda película Disney conlleva un mensaje o enseñanza más o menos profundo, y en este caso ese mensaje es ecológico, demostrando la importancia de cuidar nuestro planeta. Aparte, se resaltan las virtudes que tiene la perseverancia y la confianza en uno mismo.

No podemos evitar destacar la gran labor de documentación realizada para esta película. En el preestreno, pudimos asistir a un coloquio con John Musker y Ron Clements, directores del filme, que nos contaron que un equipo viajó a las islas del Pacífico Sur para capturar la esencia de su cultura y sus gentes a la perfección. Este trabajo está unido a una animación asombrosa, que hipnotiza y te transporta a una isla paradisíaca. El empeño puesto en animar el agua y los paisajes son dignos de mención ya que, en ocasiones, no parece que estés viendo una película animada por lo real que parece todo. Un detalle que nos llamó personalmente la atención es el pelo de Moana, ya que esa larga melena difícil de domar podría ser todo un reto para los animadores. No obstante, lo superaron con creces dado que tiene una movilidad muy natural.

                           

Como en toda buena cinta de la compañía, no pueden faltar los guiños a otros largometrajes, llamados easter eggs, y, aunque sucede de forma muy rápida, hay uno muy evidente. Tampoco os podéis perder la escena post-créditos, la cual incluye un toque de humor que hará de las delicias de muchos, no digáis que no os hemos avisado. También debéis saber que, tal y como nos vienen acostumbrando, la película cuenta con un pequeño giro argumental, aunque no tan grande como el de sus predecesoras (sí Hans, te miramos a ti).

Por último, no podemos cerrar una crítica sin hablar de la música, indispensable en la película. Corre a cargo de Mark Mancina ("Tarzán") y Lin-Manuel Miranda, ese maravilloso hombre que seguramente conoceréis por estar últimamente hasta en la sopa gracias al musical de Hamilton. Cabe destacar la labor de este último, quien también canta en la película. La banda sonora acompaña perfectamente a la acción en todo momento, hace que se te ponga la piel de gallina y seguramente tengamos más de una canción en la cabeza durante meses. La canción "How far I'll go", interpretada por la jovencísima Auli'i Cravalho, es la más destacable y cuenta además con dos reprises. Desde aquí, esperamos que siga la estela de Let it go y se lleve el Oscar a Mejor canción original. Además, el actor Dwayne Johnson, más conocido como The Rock, quien da voz a Maui, también hace sus pinitos musicales en "You're welcome" y la verdad es que no lo hace nada mal.

                                       

En conclusión, la película es divertida, emotiva, fresca y contiene toques muy actuales, como una divertida referencia a Twitter. Y, dada la fuerte personalidad de su protagonista, no sería de extrañar que en los próximos meses lluevan del cielo las niñas diciendo: "¡Mamá, quiero ser como Moana!", y con razón. Apta para mayores y niños, esta maravilla visual se postula como fuerte candidata a pelear por el Oscar a Mejor película animada junto a "Zootrópolis" y "Buscando a Dory", no cabe duda que será una lucha reñida.

Lo mejor: La música, la animación en todo su esplendor, el personaje de Moana.
Lo peor: Los pocos minutos en pantalla de Púa, no se puede crear algo tan achuchable y no aprovecharlo al máximo, spin-off para él ya.

Por todo esto, nuestra nota es de Sobresaliente.

                                        

¿Os la vais a perder? BA NA NA os aconseja llegar con tiempo al cine para poder disfrutar del corto que le precede, "Inner workings", el cual cuenta la lucha entre cerebro y corazón que sucede en nuestro interior, de una forma muy divertida.

¡Disfrutadla!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

CONÓCENOS

BA NA NA es una web de información sobre la cultura coreana. Te traemos toda la información sobre el K-POP en español. ¡No te pierdas las últimas novedades!

¡Suscríbete!