Home Ads

28/2/16

REVIEW: TENEMOS QUE HABLAR

BA NA NA no ha querido perderse el estreno de Tenemos que hablar, la esperada película de Hugo Silva y Michelle Jenner, que se reúnen tras compartir pantalla en la mítica serie "Los hombres de Paco".

¿Qué pasa cuando tu ex te llama tras dos años y te dice "tenemos que hablar"? Está claro que nada bueno y a partir de esa dichosa frase se desarrolla la trama del film.

¿Quieres saber qué nos ha parecido? ¡Sigue leyendo!



Dirigida por David Serrano, y contando con estrellas como Ernesto Sevilla o Verónica Forqué en el reparto, esta comedia romántica se engloba dentro del marco de la crisis, que es capaz de destrozar matrimonios y familias enteras.

La temida frase "tenemos que hablar" toma protagonismo en la cinta pero, ¿es posible que dicha frase traiga buenas noticias consigo? Esa es una de las dudas que nos soluciona esta película, que cumple con creces el objetivo principal de cualquier comedia: reírse a carcajadas.

Los protagonistas principales son Jorge (Hugo Silva), un fracasado en paro, y Nuria (Michelle Jenner), su exmujer, con la que aún está oficialmente casado. Jorge trabajaba en un banco y arruinó la vida de sus suegros por dar malos consejos, lo que provocó la separación. Ahora Nuria ha rehecho su vida con un mozo argentino y pretende casarse, para lo que necesita el divorcio.
Es aquí cuando se produce ese "tenemos que hablar", que siembra el pánico en Jorge porque se huele que de ahí no puede salir nada bueno. Y por si Jorge no estuviera ya lo suficiente preocupado, su compañero de piso y exjefe Lucas (Ernesto Sevilla) no le ayuda en absoluto.

Por un malentendido, Nuria se piensa que su ex ha intentado suicidarse, por lo que decide retrasar lo máximo posible su petición de divorcio, para no cargar con un cadáver en su conciencia. Debido a esto, queda más con él, y Jorge además se reencuentra con sus suegros que, estando divorciados por su culpa, deben fingir que viven juntos y felices. Y como guinda del pastel, Jorge intentará reconquistar a Nuria ya que no se imagina lo que se le viene encima. Todo esto dará paso a un montón de curiosas situaciones en las que es imposible no reírse. Lío tras lío y mentira tras mentira, harán que ese "tenemos que hablar" no se produzca hasta el final de la película.


Otro personaje interesante es Yoli, interpretado por Belén Cuesta, una empleada de la limpieza y compañera de trabajo de Miguel, el exsuegro de Jorge, muy inocente y con buenas intenciones, que acaba liando más de la cuenta la vida de todos.

Por su parte a Patricia, la madre de Nuria, no le hace ni pizca de gracia tener que reencontrarse con su exmarido, y vive "felizmente" sola, vendiendo tortillas de patata en Seseña.


Pero sin duda el personaje que mejor sabe aprovechar sus minutos en pantalla es Lucas (Ernesto Sevillla), ya que a pesar de no parecer a priori tan protagonista como los demás, nos deja momentazos y risas sin parar, sobre todo por sus extravagantes prácticas sexuales. Diría que cualquier gesto y palabra de Ernesto Sevilla en esta película te hace reír, demostrando una vez más que ha nacido para sacarle una sonrisa a la gente y que es algo más que el "gañán".


En conjunto, todos estos maravillosos personajes crean una obra maestra del humor, en la que todo pasa muy rápido y no tienes tiempo de aburrirte ni casi de respirar entre carcajada y carcajada.

Todos los personajes tienen mucha personalidad, todos tienen frases desternillantes, todos con problemas, y todos afectados por la frase "tenemos que hablar". Además, al no haber muchos personajes el espectador no se pierde y todos reciben la importancia que merecen. Otra característica a destacar del film son esos momentos de silencio, en los que sólo una mirada basta para transmitir de todo y hacerte reír sin parar.

Los actores están fantásticos, a pesar de que Hugo Silva no es muy habitual en películas cómicas lo borda y además demuestra que también es capaz de llorar y ponerse dramático. Además, da gusto ver que esa química que tenía hace años con Michelle Jenner no se ha perdido, dando como resultado momentos mágicos y tiernos. Verónica Forqué por su parte, está explendida en su faceta de mujer callada pero con carácter y, como ya hemos dicho, faltan adjetivos para describir a Ernesto Sevilla, inmenso.

Lo mejor: el humor, no se pasa de sucio al tener las bromas sexuales justas, sin llegar a ser extravagante, hace que nos riamos de la situación de crisis actual y de cada jardín en el que se meten los protagonistas. A destacar, Ernesto Sevilla, el 4,3 de la habitación alquilada, y la masturbación asfixiada.

Lo peor: el final se queda corto y es que te lo pasas tan bien con los personajes que no quieres que se acabe nunca. Todo lo que se está cocinando durante toda la película explota de forma brusca al final y nos deja con un final cerrado pero sin muchas explicaciones. A pesar de que este tipo de películas no suelen durar más de hora y media para no cansar al espectador, le han faltado 10 minutos más a modo de desenlace.

En resumen, es una película recomendadísima, que no tiene un humor muy difícil de entender ni rebuscado, por lo que es apta para toda la familia y sólo decir que ojalá todas las películas españolas fueran igual de divertidas que esta. Os animamos a no perdérosla, no os arrepentiréis.

Dicho esto, nuestra nota es un merecido Notable.


¿Has visto ya Tenemos que hablar? ¡Cuéntanos qué te ha parecido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CONÓCENOS

BA NA NA es una web de información sobre la cultura coreana. Te traemos toda la información sobre el K-POP en español. ¡No te pierdas las últimas novedades!

¡Suscríbete!